HOY HABLAMOS DE…

Fisioterapia de Rodilla

¿QUÉ ES LA RODILLA?

La rodilla es una articulación delicada y compleja que está formada por músculos, meniscos, huesos, ligamentos, cartílagos y la rótula. Es la encargada de soportar buena parte de nuestro peso y de amortiguar el impacto de actividades como correr o saltar. Por todo ello, es importante reforzar los músculos de las rodillas para evitar lesiones, curarlas o aliviar dolores crónicos. 

Rodilla-estructura
Rodilla-estructura

LA FISIOTERAPIA DE LA RODILLA

La fisioterapia es la base del tratamiento rehabilitador de cualquier lesión de rodilla, haya habido o no cirugía previa. Los masajes, la cinesiterapia pasiva y activa o la electroestimulación son algunas de las técnicas que se utilizan para recuperar la movilidad y la fuerza de la articulación durante un periodo que, dependiendo del tipo de lesión y de las características de cada paciente, puede llevar semanas o meses.

Dolor Rodilla
Dolor Rodilla

RECUPERACIÓN CON FISIOTERAPIA RODILLA

En la fase inicial del programa de fisioterapia para lesiones de rodilla se incidirá especialmente en la movilización de la articulación utilizando diferentes técnicas, especialmente la cinesiterapia pasiva, que en la que es el fisioterapeuta el que realiza los diferentes movimientos de la pierna (flexión y extensión), de modo que el paciente mantenga una total pasividad. También se puede realizar por medios mecánicos, esta vez con la participación del paciente. Estas movilizaciones permiten aumentar la capacidad de movimiento y la elasticidad de la articulación.

También se desarrollan ejercicios de cinesiterapia activa, en los que es el paciente el que toma parte activa en la movilización de la rodilla asistido por el fisioterapeuta, que le ayudará a completar el movimiento preestablecido siempre que no tenga la fuerza suficiente para hacerlo.

En la medida en que se avance en el programa de rehabilitación, el paciente podrá llegar a completar por sí solo el movimiento y luego pasará a una tercera fase en la que deberá realizarlo oponiendo resistencia al mismo, lo que le ayudará a fortalecer todos los músculos, ligamentos y tendones y, por tanto, a ganar, fuerza, resistencia y estabilidad en la articulación.

La movilización es la parte clave de la recuperación de las lesiones de rodilla y, de una forma o de otra, debe iniciarse lo antes posible, combinándose, en función de lo que decida el fisioterapeuta, con otras técnicas, como el masaje o la electroestimulación. La otra parte depende del paciente, pues el plan de fisioterapia debe continuar en casa realizando los ejercicios definidos por el fisioterapeuta.

La cinesiterapia o kinesioterapia, es un tipo de intervención usada por los fisioterapeutas donde se utiliza el movimiento para lograr diferentes objetivos y para tratar diversas patologías y lesiones. Los estudios sobre el movimiento indican que cuando una zona del cuerpo se mueve se pueden lograr grandes efectos positivos tanto física como mentalmente.

INDIBA EN LA RODILLA

La Indiba es una pieza fundamental en el proceso de recuperación de una lesión de rodilla. El calor reduce el dolor y acelera la recuperación.

Mediante los efectos bioquímicos de mejora de la permeabilidad de la membrana celular con un incremento de los intercambios iónicos, y un aumento de la microcirculación con una mayor vasodilatación, y mejora de la reabsorción venosa y linfática, la diatermina de Indiba consigue acelerar los mecanismos naturales de reparación de los tejidos lesionados.

Para el paciente esto se traduce en los siguientes efectos positivos:

  • Reduce el dolor
  • Facilita la movilidad
  • Regenera los tejidos
  • Acelera la cicatrización
  • Reduce la fibrosis

La terapia de Indiba, siendo muy efectiva, debe siempre ir acompañada de otras medidas de tratamiento como son aquellas dirigidas a la reactivación funcional de la zona lesionada de forma que la recuperación de la persona no se vea limitada a una actividad física básica sino que podamos alcanzar un buen nivel de capacidad física en el proceso de rehabilitación.

EJERCICIOS PARA RECUPERACIÓN DE LESIÓN DE RODILLA

  • Elevación en extensión de la rodilla.  Se realiza tumbado sobre el suelo y boca arriba. Se trata de levantar la pierna completamente extendida y mantenerla en alto el mayor tiempo posible, para luego bajarla con lentitud y descansar antes de volver a repetir el ejercicio.
  • Estiramiento de los isquiotibiales. Se utiliza una banda que se pasa por debajo del pie y se tensa con las manos por encima de la cintura. Estando sentados y con la ayuda de la banda se eleva la pierna estirada y se mantiene en alto unos 20 segundos para luego bajarla y descansar antes de repetir el movimiento.
  • Contracción de los aductores.  Estando sentados en una silla se sujeta una almohada con ambas rodillas y las piernas en paralelo y se aprieta el máximo posible, manteniendo la presión durante unos segundos.
  • Elevación de rodilla. Se dobla la rodilla y se eleva hacia la cintura todo lo que se pueda, manteniendo el pie en ángulo recto y conservando la posición unos segundos antes de bajarla de nuevo, relajar y repetir el ejercicio.
  • Levantarse estando sentado. Se realiza sentándose en una silla y pegando la espalda al respaldo para luego ponerse en pie utilizando sólo las rodillas para realizar el esfuerzo.
  • Equilibrio sobre una pierna. Doblando la otra pierna hacia el interior ha de mantenerse el equilibrio sobre manteniendo la rodilla estirada y conservando la posición durante unos instantes.
  • Elevación lateral. Se trata de levantar lateralmente la pierna contrario y mantener el equilibrio sobre la pierna manteniendo la rodilla completamente recta.
  • Estiramiento de pantorrilla. Se dobla la rodilla manteniendo la verticalidad de la pantorrilla en relación al pie y se estira la otra dando un paso hacia atrás y manteniéndola apoyada sobre el talón.

EJERCICIOS PARA FORTALECER LA MUSCULATURA DE LA RODILLA

SENTADILLAS

Hacer sentadillas ayuda a mejorar la postura, a tonificar muslos y cuádriceps, y a reforzar la zona abdominal, además de ganar en consistencia y coordinación.

Realización del ejercicio: baja como si trataras de sentarte sacando bien los glúteos hacia fuera; sube y repite el movimiento. Para evitar lesiones, es muy importante que las rodillas nunca sobrepasen la punta de los pies. Hasta coger práctica, es mejor bajar menos al principio e ir avanzando poco a poco.

Haz 4 series de 12 repeticiones cada una.

RODILLAS AL PECHO

Este ejercicio es muy sencillo y cómodo: túmbate boca arriba, flexiona las rodillas con los pies apoyados en el suelo y atrae hacia ti una rodilla y después la otra. Repite varias veces manteniendo la postura durante unos 30 segundos.

GEMELOS

De pie, frente a la pared, apoya las manos en la pared y ponte de puntillas con las rodillas bien estiradas. Aguanta 5 segundos antes de volver a apoyar la planta del pie en el suelo. Repite varias veces este ejercicio.

ESTIRAMIENTO DE CUÁDRICEPS

De pie, con una mano apoyada en la pared, cógete el tobillo contrario y lleva el talón hacia el glúteo empujando la rodilla hacia atrás para evitar que las caderas se desalineen. Mantén esta posición durante 30 segundos y repite con la otra pierna.

HAZ BICICLETA

Bien sea elíptica en el gimnasio, como medio de transporte o en salidas de fin de semana con familiares o amigos, la bicicleta fortalece las articulaciones y mejora su movimiento, y todo ello sin impacto alguno.

Sin lesiones, el ejercicio a realizar puede ser de intensidad media-alta, pero si tienes alguna lesión es mejor que lo realices a una intensidad moderada.

RECUERDA QUE PUEDES CONSULTAR TODOS NUESTROS SERVICIOS HACIENDO CLIC AQUÍ

Fisioterapeuta

Iraide Goni